jueves, 9 de febrero de 2017

Características del oso panda

El oso panda procede de china. El ser humano ha destruido gran parte de su hábitat, por lo que hace años que está tremendamente protegido en ese país, donde se le cuida con mimo en cerca de setenta reservas creadas para su conservación.


Oso panda
A este entrañable animal lo descubre el misionero, sacerdote y naturalista, Jean Pierre Armand David, en el año 1869. Este religioso, que nació en el País Vasco francés, fue destinado a China y su pasión por la naturaleza le llevó a descubrir multitud de plantas y animales desconocidos hasta ese momento.


El pelaje del oso panda es blanco, con zonas negras en las extremidades, hombros, orejas y alrededor de los ojos. Su esperanza de vida es de  veinte años en estado salvaje y de treinta años en cautividad. Son solitarios y sólo se juntan en las épocas de apareamiento.

Los machos pueden llegar a pesar 150 kg y las hembras están alrededor de los 130 kg. Se alimentan de bambú, aunque también pueden comer hierba, insectos, aves y pequeños roedores. Trepan a los árboles con facilidad y son extraordinarios nadadores. Tienen el sentido del olfato muy desarrollado.


La reproducción del oso panda

El periodo de gestación de la hembra de oso panda es de cinco meses y las crías, una o dos, nacen ciegas y son totalmente vulnerables, pesando alrededor de 200 gr. La hembra da a la luz a partir de los cuatro años y aproximadamente cada tres años. Para resguardar a sus pequeños busca una cueva o un hueco en el tronco de un árbol, y se quedará allí durante un mes protegiendo a sus crías, que permanecerán con ella hasta que vuelva a quedar embarazada.


El oso panda en peligro

La expansión continua y acelerada que vive China, ha provocado que gran parte del hábitat del oso panda haya sido ocupado por la industria maderera y la agricultura. En algunas provincias se redujo en un 50% el hábitat de este animal, en tan solo quince años. En libertad tan solo quedan alrededor de mil quinientos ejemplares. Actualmente está muy protegido y el gobierno cuida férreamente su hábitat

La caza furtiva también ha puesto en peligro su supervivencia. El castigo por abatir a uno de estos animales puede ir desde veinte años de cárcel hasta la muerte.

Este tipo de políticas está dando unos frutos extraordinarios y recientemente el oso panda ha dejado de estar en peligro de extinción en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), para pasar a la denominación de “vulnerable”.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario