martes, 13 de diciembre de 2016

Características del oso polar

Los osos polares son capaces de ingerir grandes cantidades de comida en poco tiempo, pero también pueden estar sin comer largos periodos. Su metabolismo tiene la facultad de regularse y entrar en un estado similar a la hibernación cuando les falta alimento.



Estos animales evolucionaron de los osos pardos durante el alto Pleistoceno, periodo que abarca las últimas glaciaciones. El fósil más antiguo que se conoce, data de aproximadamente 100.000 años y se localizó en los jardines de Kew, en Londres.



Los osos polares habitan en el Círculo Polar Ártico, poseen cinco dedos en cada pie con uñas no retractiles y son plantígrados, es decir, que apoyan totalmente la planta del pie al caminar. Sus orejas son de pequeño tamaño y el pelaje es blanco o amarillento. Pueden llegar a pesar alrededor de 700 kg.

Tienen muy desarrollado el sentido del olfato y su dieta se compone de focas, morsas, belugas, aves marinas y aves acuáticas.

Generalmente estos animales son solitarios, aunque en ocasiones se unen en grupos familiares, además de vivir en pareja en las épocas de cría.


Reproducción del oso polar

Se reproducen en primavera y el periodo de gestación de la hembra es de alrededor de ocho meses. Usualmente las camadas son de uno a tres cachorros, y la madre cuidará de ellos hasta los dos años y medio. Se dan casos en que alguna osa adopta los oseznos de otra hembra.

Nacen en una madriguera entre la nieve, con los ojos cerrados, su pequeño cuerpo lo cubre una pelusa finísima y pesan poco más de medio kilo. Hasta que no alcanzan más de diez kilos de peso, su madre no los lleva con ella al hielo.


El oso polar en peligro de extinción

Actualmente el oso polar se encuentra en estado de vulnerabilidad en la Lista Roja de los Animales en Peligro de Extinción, en parte debido a la caza indiscriminada de la que han sido objeto durante años.

Otros de los peligros a los que se enfrentan son la contaminación, los pesticidas, las toxinas y los metales pesados que ingieren en los animales de los cuales se alimentan. Asimismo, el calentamiento global amenaza gravemente su hábitat.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario