domingo, 1 de mayo de 2016

Perros sin pelo

Existen varias razas de perros sin pelo, como son el Perro Crestado Chino, el Perro Desnudo del Sahara, el Terrier Desnudo, el Yagua de Paraguay, etc. Pero en este artículo nos vamos a centrar solo en dos de ellos: el Perro sin Pelo del Perú y el Xoloitzcuintle de México.

El Perro sin pelo del Perú

Se le denomina también Viringo, que en quechua significa "avisador", o perro chino. Este can estaba ya presente en el periodo preinca, pero el abandono y el desinterés estuvo a punto de llevarlo a la extinción. Afortunadamente, su conservación fue posible gracias a los campesinos, que seguían antiguas prácticas y le atribuían propiedades curativas para tratar ciertos achaques, como el reúma, el dolor de estómago, la bronquitis o el asma. También el hecho de que los roedores sucumbieran ante su presencia favoreció su supervivencia.

Perro sin pelo del Perú
Su origen no está totalmente claro. Se cree que llegó de Asia o África, pero los huesos y piezas de cerámica encontrados hasta ahora demuestran que este perro viene de épocas muy antiguas, siempre unido a la cultura peruana. 

La civilización Chancay (1000-1470 d.C.) representa ya en sus recipientes de cerámica al Viringo. Los restos más arcaicos se hallaron en enterramientos de la cultura Salinar (300 años a.C.). También se sabe que eran momificados y sepultados junto a sus amos para auxiliarles en su viaje al más allá, o bien para seguir acompañándoles en la otra vida. Se cree que estos canes, conocedores del sendero que conduce a la muerte, sabían atravesar el puente que deben cruzar los fallecidos y por ello eran una buena compañía en ese crucial momento, sobre todo los de color oscuro.

Se cuenta que cuando el conquistador Melchor Verdugo llega en 1534 a la provincia de Trujillo, le reciben una multitud de perros sin pelo con bastante malas pulgas. El lebrel de Verdugo, de un tamaño considerable, atemorizó con un solo gruñido a toda la corte de perros chinos.

Lo que primero llama la atención de este cánido es la ausencia de pelo y, al tocarlo, el calor que desprende su cuerpo. Los especialistas afirman que posee el síndrome de hipoplasia ectodérmica. Su cuerpo tiene la misma temperatura que el de cualquier otro perro, pero al carecer de pelo el calor es más perceptible. Los de piel oscura son los que soportan mejor el frío.

Xoloitzcuintle de México

Esta raza procede de México. El vocablo "Xoloitzcuintle" proviene del náhualt "Xolotl", que era el dios de la vida y la muerte, y que acompañó a Huitzilopochtli en la fundación de Tenochtitlan. Su gemelo es Quetzalcóatl, la serpiente emplumada. 

Xoloitzcuintle

A este can también se le denomina Perro Pelón Mexicano y Perro Azteca. Su origen es muy antiguo, según los especialistas surgió hace unos tres mil años. La mitología azteca sostiene que los Xoloitzcuintles conducen las almas de los fallecidos cuando ingresan en el Mictlan, que es el nivel más bajo del reino de los muertos, por lo que eran inmolados y sepultados junto a las personas a las que debían conducir por el inframundo.



Este cánido estuvo a punto de extinguirse, y fue en pleno siglo XX cuando su figura resurgió y se salvó del olvido y de su propio fin. Actualmente está aceptado tanto en las federaciones canina mexicanas como en las de otros países.

Su tamaño varía de pequeño a mediano, su piel es delicada y el color de sus ojos va del negro al castaño, pasando por el amarillo. Al igual que el Perro sin Pelo del Perú, no suele tener la dentadura completa y hay que cuidarle de las temperaturas frías, puesto que estamos ante un perro de interior. 

Puede ser tanto mascota como guardián, ya que su atención se dispara ante la mínima señal extraña, pero al mismo tiempo es apacible y confiado con sus dueños.


Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados
Artículo originalmente publicado en la revista El Mundo del Perro



No hay comentarios:

Publicar un comentario