jueves, 21 de abril de 2016

Gato Somalí: carácter y comportamiento

Durante algún tiempo, en algunas camadas de Abisinios aparecían gatitos de pelo largo que los criadores descartaban de inmediato. Sin embargo, a partir de 1960 distintos criadores canadienses y la americana Evelyn Mague empezaron a mostrar interés por estos gatitos. En el año 1967, la señora Mague consiguió un cachorro de pelo semilargo y con él comenzó el desarrollo de esta nueva raza. Evelyn Mague decidió denominar a este original linaje Somalí, por su semejanza con Somalia, país colindante a Etiopía, del cual se cree que procede el Abisinio. A los Somalís también se les conoce como Longhaired Abyssinian.




La raza Somalí es admitida por la Cat Fanciers Association (CFA) en 1977 y aprobada por la Federación Internacional Felina (FIFe) en 1983.




Características físicas del Somalí

El Somalí es un gato de tamaño mediano a grande. Los machos pueden pesar hasta 7 kg y las hembras están cerca de los 6. Su singular cola le asemeja a un pequeño zorro. Es un felino de porte regio, siempre atento a cuanto le rodea.

Las camadas no suelen pasar de 4 cachorros. Alcanzan el tamaño y color definitivo del pelaje a los dos años de edad aproximadamente. Habitualmente, los criadores no los entregan a su nueva familia hasta los 3 o 4 meses de vida, después de haber recibido las vacunas correspondientes y considerar que el gatito ha estado el tiempo necesario con su madre y en el ambiente adecuado para que sea un adulto equilibrado.

Somalí
Nuestro felino posee una cabeza amplia y de pelo corto, proporcionada en cuanto al resto del cuerpo. Su mentón es firme y bien desarrollado, y su hocico no excesivamente puntiagudo, que no le dé aspecto de zorro. Sus orejas son grandes, discretamente afiladas y siempre atentas a cualquier sonido cercano. Sus ojos son expresivos y chispeantes, de forma almendrada y de considerable tamaño. El pelaje de su alrededor es de tonalidades más claras. Sobre cada ojo, y en la misma franja más clara, surge una delicada línea vertical más oscura. La tonalidad de los ojos es cobre, verde, dorado o avellana.

Su cuerpo es armonioso, aristocrático y bien musculado. El lomo, levemente curvo, le da un aspecto de felino siempre presto al salto. Más que el tamaño, se valora que el gato tenga un cuerpo proporcionado y con una simetría adecuada. La cola es larga y de pelaje abundante, recordando a un zorro.

El pelo es semilargo, espeso, suave y agradable al tacto. Los colores son:
  • Ruddy: el pelaje es rojizo o marrón anaranjado, con motas o ribetes negros.
  • Rojo: manto rojo con manchas marrones.
  • Azul: capa azul grisácea con franjas más oscuras.

Personalidad del Somalí

El Somalí es un gato activo, travieso, le encanta saltar y "cazar" cualquier juguete a su alcance. Pero eso no es óbice para que también esté considerado un animal tranquilo y, sobre todo, cariñoso, obediente y dócil. Se lleva bien con otros animales, ya que es un felino equilibrado y sociable. Sus maullidos son suaves, no se le puede considerar un gato maullador. Por su paciencia también es un buen compañero de los niños, aunque habrá que enseñar a los pequeños a respetarle desde el principio.

Somalí
A pesar de su abundante pelaje, no tolera demasiado bien los climas fríos; le gustará disponer de un jardín para sus juegos, pero no para vivir permanentemente en él. Es un gato para estar en familia. Aparte del cariño y los cuidados básicos, no necesita demasiadas atenciones complementarias. Su hermoso pelaje estará  en buenas condiciones con cepillados periódicos, salvo en las épocas de muda, que requerirá una atención prácticamente diaria.

Es un felino sumamente curioso e inteligente, aprende rápido incluso a abrir cajones y armarios para esconderse dentro. También le gusta el agua, por lo que algunos ejemplares de esta raza se ejercitan en abrir grifos para jugar con ella.


 Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados
Artículo publicado originalmente en El Mundo del Gato


No hay comentarios:

Publicar un comentario