martes, 12 de abril de 2016

Carácter del Highland Fold

Con sus curiosas orejas plegadas, el Highland Fold es un gato que llama la atención rápidamente. Es indudable que todo lo diferente nos atrae, pero en el caso de este felino esto va más allá de su singular apariencia, pues también posee otras virtudes importantes, es cariñoso y afable, con una expresión de dulzura en su rostro que cautiva de inmediato.

Origen del Highland Fold 

Highland Fold

El Highland Fold procede de Escocia. En 1961 una gata blanca callejera llamada "Susie", con las orejas dobladas hacia delante, tiene en su camada un gatito con la misma forma en las orejas. Sin embargo, también existen relatos que afirman que estos felinos llegaron de China finalizando el siglo XIX, aunque no hay suficientes datos que avalen dicha información.




En algunos países, la aceptación de esta raza ha sido reciente. En Alemania el Highland Fold es reconocido como raza independiente en 1987, año en que nace la gata "Bambina", con orejas rizadas y pelo semilargo.

Como último apunte, citar que esta raza también existe en la variedad de pelo corto y orejas curvadas (Scottish Fold); y con pelo corto y orejas completamente normales (Scottish Straight).


Convivir con un Highland Fold

Este felino, de ojos dulces y tacto suave, es un excelente compañero a la hora de convivir, que tendrá una confianza absoluta en su dueño. Es tranquilo y familiar, le encanta estar tumbado en el sofá mientras por el rabillo del ojo controla su alrededor y comprueba que todo está correcto, y puede seguir descansando tranquilamente.

Sello del Highland Fold


Es un minino apto para vivir en un piso, pero agradecerá una terraza o jardín donde poder jugar de cachorro, perseguir cualquier animalillo que le llame la atención, ya que es un excelente cazador, o tumbarse al sol placidamente.




Es un gato muy adaptable, por lo que no suele dar problemas y se sentirá completamente satisfecho en cualquier entorno donde se le alimente, tenga su espacio y reciba cariño. No le gusta demasiado la soledad y si tiene que convivir con otro gato, es conveniente que hayan crecido juntos, ya que no suele llevarse bien con gatos extraños.

Como cualquier raza de pelo largo o semilargo, hay que cepillarlo asiduamente para mantener su pelaje en buenas condiciones y evitar que trague demasiados pelos al asearse por su cuenta. También podemos ayudarle con los típicos preparados de malta, que generalmente son muy efectivos.


Beatriz Moragues - Todos los Derechos Reservados
Artículo publicado originalmente en El Mundo del Gato

No hay comentarios:

Publicar un comentario